"Los festivales sirven a los escritores para salir de la cueva", afirma el español Lorenzo Silva