El fotógrafo Rafael Trobat retrata la "intensidad de la vida" en Nicaragua