Un sencillo y emotivo adiós para la soprano más grande del siglo XX