Las milenarias tumbas faraónicas cierran sus puertas a los turistas