Una novelista considera a Isabel la Católica como una víctima más del Franquismo