A la oscarizada Helen Mirren le gusta zurcir los calcetines de su marido