Un particular dona al Ayuntamiento de Girona dos dibujos atribuidos a Goya