Inocencia o perversión , Balthus llega al Thyssen