El rechazo de la Unesco a los yacimientos de icnitas no desanima a los investigadores