"Y de repente fue ayer", la novela más exigente de Boris, con Cuba de fondo