La sombra de García Márquez planea sobre Estocolmo