El vestido de carne de Lady Gaga, al museo