Paga 50.000 dólares por un clon de su perro que había muerto hacía tres años