Operarse la palma de la mano para cambiar las leyes del destino