Cuando el skate se convierte en un arma de autodestrucción