La extraña enfermedad de una niña de 8 años podría ser la llave de la inmortalidad biológica