Una empresa de electrónica obligaba a bailar a los aspirantes a un puesto