Gasta más de 200 euros al mes en maquillaje para convertirse en un personaje manga