El truco que usa tu jefe para fingir que se deja la vida en la oficina