Llegan los 'souvenirs' reales