Punto a punto, el tatuaje en cámara lenta