Los muslos de las japonesas, el nuevo escaparate para la publicidad