Los duques de Cambridge se atreven a tirar una cerveza