BP coloca una nueva campana de contención en la fuga de petróleo