La CE valora el esfuerzo de los países ante la crisis pero no tolerará el déficit excesivo