La CE apoya el rescate portugués, cuya aprobación queda pendiente de Helsinki