Centenares de miles de trabajadores rechazan en Roma las políticas de Berlusconi