España baja el interés de su deuda pero la prima de riesgo se resiste