El FMI alerta de una mayor escasez de petróleo y adelanta que los precios seguirán altos