Freixenet espera un boicot desde Cataluña