Garoña sufre una nueva parada a poco más de dos meses de su posible cierre