El Gobierno exige a las comunidades un ahorro de 15.000 millones