Los tipos y el IPC permiten una leve mejora en la confianza de los consumidores