Joan Mesquida habla de "golpe durísimo" para la imagen de España