Moral Santín, “absolutamente convencido de la legalidad del uso de las tarjetas”