El rescate, ¿buena o mala noticia?