París reconoce que aumentar el fondo europeo es una opción, pero con otras medidas