Prohibido pagar más de 2.500 euros en efectivo bajo amenaza de sanción