Sócrates tira la toalla y pide ayuda financiera a Europa