Continúa el calvario de los pasajeros afectados por la crisis de Spanair