Strauss-Kahn anima a Grecia en su esfuerzo pero dice que lo peor no ha pasado