Tokio cae por la crisis de Fukushima, que lleva a TEPCO a su mínimo histórico