Trabajo cifra en 900.000 los parados que carecen de alguna protección