La UE quiere reforzar el control del gasto sanitario y fomentar el copago