Wells Fargo espera que los beneficios del primer trimestre ronden los 3.000 millones de dólares