La banca española, más estable después de superar los test de estrés