Los bancos centrales del G-10 alertan del encarecimiento de los alimentos