Un fondo chino dispuesto a invertir más de 9.000 millones en las cajas españolas