La condena de las black a Rato, la primera de un largo futuro judicial