La crisis triplicó el ratio medio de morosidad de la gran banca española en 2008